Hay una tendencia al alza de tener peces como mascotas, ya que para muchas personas es fascinante su comportamiento y medio de vida bajo del agua, además de los peces de ornato mascotas, existen peces en producción (acuacultura), peces de estanques (Carpas koi), acuarios (peces marinos y dulceacuícolas) y evidentemente esto demanda una atención médica.

Algunos podrán decir, ¿quién lleva a un pez al veterinario?, pero la realidad es que cada vez los propietarios de mascotas son cada vez más conscientes de que tienen bajo su cuidado una vida, lo cual les da una enorme responsabilidad y debe ser tratada con respeto.

Además, debemos empezar a ver que la medicina de peces, más que una medicina individual debe ser tratada como una medicina de poblaciones, ya que es sabido que si algo esta enfermando o matando a un individuo del acuario, eso mismo podría estar enfermando poco a poco a los demás, ya que su salud esta muy relacionado a la salud del entorno acuático que los rodea, de aquí la importancia de medir los parámetros fisicoquímicos del agua.

Por lo anterior si alguien nos llama para una consulta de un pez lo importante siempre es pedir que el pez se lleve en agua del mismo estanque.

Ya en el consultorio el médico veterinario deberá pedir una anamnesis del individuo y del acuario, además obtener una historia clínica detallada sobre la alimentación, tipo de alimentos y cantidad de alimento; sobre el acuario, si se llevan bitácoras de medición de parámetros fisicoquímicos, cambios de agua, tipo de agua para rellenar, aditivos para el agua, fuente del agua y por supuesto el tamaño del estanque.

Sobre la población, preguntar que especies son con las que cuenta,  que densidad de población tiene y si se ha presentado alguna enfermedad previa, si se hadado un tratamiento y que tratamiento se instauró. Muchas veces quizá sea necesario visitar el acuario o estanque en especial cuando son especies muy grandes, y así se puede tener muchos más datos y tomas de muestras para medir parámetros.

Para estas practicas ya sea en consultorio o ambulatoria, debe tener en las instalaciones, redes con sedosos (malla) finos, de diferentes tamaños, basculas que pesen desde gramos a Kg, algunos contenedores para líquidos, toallas, etc.

Una vez obtenido la anamnesis y la historia clínica, se comienza con el examen del pez o del grupo de peces, pero no hay que inmediatamente manipularlo. Lo primero que se tiene que realizar es un examen ambiental, revisar o preguntar por los soportes de vida (filtros, aireadores, etc.) y medición de parámetros ya sea directo del estanque o del agua donde se transporta el pez en caso de estar en la clínica u hospital.

Examen indirecto

Posteriormente se realiza una examinación indirecta o no invasiva que incluye observar comportamiento, posicionamiento, movimientos operculares, condición corporal e identificación de lesiones, y de ser posible documentarlas, describiéndolas fielmente y/o por medio de fotografías.

Examen directo

Posteriormente pasmos a la examinación física directa donde se requiere manipulación (y en ocasiones sedación), y es muy importante el uso de guantes, pero si son de látex evitar que tengan algún polvo, pero de preferencia se recomiendan los de vinilo, cualquiera que sea la elección deben de estar humedecidos, y además se debe tener cuidado de que los pacientes no se nos resbalen de las manos.

Recordar que la examinación debe ser sistemática, de la cabeza a la cola, aunque se encuentren lesiones muy evidentes se debe llevar ese orden.

  • Cavidad oral con otoscopio
  • Globos oculares con lampara
  • Examinación de branquias
  • Examinación de aletas y cola
  • Examinar piel en busca de lesiones
  • Revisar aspecto ventral
  • Cavidad celómica puede palparse gentilmente

Se debe de apoyar con el uso de contenedores con agua del estanque para restringir los movimientos y no olvidar que la piel del pez siempre debe de estar húmeda.




VER MÁS RECURSOS GRATIS