Por qué las tortugas son tan lentas? - Animalear.com

👉 Las lesiones en los caparazones de las tortugas son una de las preocupaciones por las que los propietarios llevan a sus tortugas de compañía a una consulta veterinaria, pero contrastantemente también es uno de los signos que más se dejan pasar y se descubren en la clínica cuando el motivo de consulta es otro. 👈

Primero hay que entender que las lesiones en el caparazón pueden ser provocada por diversas etiologías, entre las que se encuentran traumatismos, y agentes infecciosos, por mencionar algunas a grandes.

Otra cosa que debemos saber es que el caparazón se divide en caparazón, la parte dorsal y el plastrón, la parte ventral, y que estas dos partes del caparazón a su vez está dividido en escudos.

La TORTUGA Como Mascota - Guía Completa de Cuidados, Alimentación y Más

🧐 Los escudos del caparazón se nombran por su posición:

Los escudos que se encuentran al centro se les nombra escudos vertebrales (V) y enumeran en orden ascendente de craneal a caudal (Vertebral 1, vertebral 2, etc.).

Los escudos que se encuentran a los lados se le nombran escudos laterales (C) y dependiendo del lado puede ser escudo lateral derecho o escudo lateral izquierdo y de igual manera se enumeran en orden ascendente de craneal a caudal

🐢 🐢 🐢 Los escudos mas pequeños que rodean al caparazón se les nombra escudos marginales (m) y dependiendo de lado son nombrados, entonces se mencionan como escudo marginal derecho o escudo marginal izquierdo y de igual manera son enumerados ascendentemente de craneal a caudal, y son el mismo número de cada lado. 🐢 🐢 🐢

Hay un escudo marginal que se encuentra solo justo en el centro, a este se le llama escudo nucal (n).

En la parte mas caudal se encuentran dos escudos equidistantes al escudo nucal a los cuales se denominan escudos caudales (ca) y se mencionaba como escudo caudal izquierdo y escudo caudal derecho.

Los escudos del plastrón también se nombran según su posición.

✍ El mas craneal son el escudo gular derecho y escudo gular izquierdo.

✍ Le siguen el escudo humeral derecho y escudo humeral izquierdo.

✍ Después se encentran el escudo pectoral derecho y el escudo pectoral izquierdo. Entre los escudos humeral y pectoral se encuentra el escudo axilar que conecta con los escudos marginales del caparazón, y se encuentra uno de cada lado.

✍ Seguido del escudo pectoral se encuentran los escudos abdominales derecho y el escudo abdominal izquierdo, en ambos lados conecta con los escudos marginales del caparazón.

✍ De cada lado de los escudos abdominales se encuentran el escudo inguinal derecho y el escudo inguinal izquierdo.

✍ Posteriormente se encuentran, el escudo femoral derecho y el escudo femoral izquierdo.

✍ Por ultimo y están los escudos más caudales del plastrón, que son el escudo anal derecho y el escudo anal izquierdo.

Por otro lado, debemos de saber como se clasifican las heridas, y generalmente se usa la clasificación de ulceras por presión, que esta expresada en cationes de piel pero puede extrapolarse la queratina y osteodermos del caparazón. Esta clasificación es:

Grado I: Eritema

Grado II: Ulcera de espesor parcial

Grado III. Perdida del grosor total

Grado IV: Perdida del espesor total de todos los tejidos involucrados

Dentro del examen físico general de las tortugas la exploración de la integridad y la conformación del caparazón y plastrón conlleva gran parte de la examinación debido a que estas dos estructuras conforman gran parte de la estructura externa de las tortugas.

📌📌📌📌📌📌📌📌📌📌📌📌📌📌

Para describir las lesiones del caparazón debemos mencionar que escudos están involucrados y que grado de lesión es la que presenta, además de describir la forma de esta lesión y tomar medidas objetivas, incluso en medida de lo posible llevar un registro fotográfico.

La importancia de tomarnos todas estas molestias al describir las lesiones de las estructuras del caparazón radica en que esta es una manera de evaluar si la terapéutica esta funcionando o si las indicaciones de modificación de parámetros ambientales están siendo llevada por los propietarios, y así cada que el paciente vaya a una consulta debemos describir y medir las lesiones para después compararlas con las descripciones pasadas y ver su evolución y la posible aparición de nuevas lesiones.