Después del video viral de los jerbos del zoológico, muchos comenzaron a compartir sus experiencias con sus hámsteres. Incluso hubo comentarios de gente que había “enterrado vivo” a sus hámsteres, pensando que habían muerto y realmente estaban hibernando. 

La realizad es que esto es posible, pero muy poco probable.

Existen varias especies de hámsteres, las más comunes son originarias del Medio Oriente, Asia, o Europa; pero hace muchos años son criados en cautiverio y mantenidos como mascotas. 

La hibernación es un proceso natural que ocurre en algunos mamíferos en la época del año cuando escasea el alimento y/o baja la temperatura entran en un estado de letargo donde sus signos vitales disminuyen considerablemente. De esta manera reservan su energía hasta que reaparezcan los recursos alimenticios y una temperatura más ideal.

Pero este es un proceso delicado, para el cual existe una preparación fisiológico que si no es desarrollada adecuadamente puede causar problemas, incluso la muerte. En cautiverio no es necesario, y los animales tienden a no pasar por este proceso si mantienen una alimentación y hábitat apropiado.

Si un hámster entra en un estado de “adormecimiento” es porque no le estamos brindando las condiciones adecuadas, y necesita ahorrar sus recursos. Si no tiene las condiciones físicas óptimas y el proceso no se realiza adecuadamente, lo más probable es que no lo sobrevivirá. 

Por eso es importante brindarles siempre una dieta balanceada y una temperatura estable, entre los 18°C y 21°C. Una temperatura menor a los 12°C hará que busquen refugio y dejen de alimentarse.  Si vives en un país donde exista el invierno, debes clocarlo en un lugar cálido y proporcionarle una guarida con sustrato donde pueda aislar su temperatura. 

La jaula debe medir de 50 x 50 cm y ser de rejilla, ya que los recintos cerrados de vidrio o plástico no tienen buena ventilación, promoviendo el acúmulo de amoníaco. El material de la jaula debe ser resistente, idealmente de acero galvanizado, ya que son animales escapistas por excelencia, pudiendo roer a través del plástico y la madera. 

Es importante mantenerlos de manera individual, ya que es común que peleen sobre todo si se mantienen con individuos de su mismo sexo.  También es necesario promover el ejercicio con una rueda y juguetes como escaleritas y artículos para trepar. 

Para la guarida se puede utilizar algodón o kleenex como sustrato, y para la jaula, papel diario o pellets de papel. La limpieza debe realizarse de una dos veces por semana, asegurando que el sustrato se mantenga seco e inoloro. 

Se debe mantener un ciclo de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, recuerda que los hámsteres son nocturnos, por lo que es normal que pasen el día durmiendo, pero deben estar activos durante las horas crepusculares o nocturnas. 

Alimento concentrado especializado para roedores (No para engorde) Semillas variadas (con poco girasol) en pequeña cantidad Frutas y verduras solo como aperitivos (1/2 cucharadita)
 
 Cubos de alfalfa compactada para el desgaste de la dentadura  Agua siempre disponible, idealmente en bebederos colgantes