Dr. José Antonio Moreno

 

 

 

 

El problema nunca fue ejecutar la acción el problema era convencer a los altos mandos de la institución de porque la eutanasia es la mejor opción. Desafortunadamente siempre me toco que los directivos o los encargados de la colección no eran veterinario, biólogos o alguna carrera a fin que entendiera el porqué tomar esta decisión. Si tu quien esta leyendo esto eres directivo o tienes a tu mando veterinarios y no comprendes porque tomar la decisión, no te sientas mal y quédate para que entiendas el porqué. Si eres veterinario recién egresado y te angustia la eutanasia y su decisión también continúa leyendo.

En general los directivos de profesiones administrativas e incluso algunos de ellos veterinarios quieren a largar la vida de un paciente sin importar el deterioro físico o la poca respuesta al tratamiento, quizá por querer demostrar algo y no quedar mal ya que pueden aspirar a un puesto más alto, y no se dan cuenta de que el paciente ya no da más de sí.

En ese tiempo eran discusiones sin fin, sin hacer entender a estos personajes el porque realizar una eutanasia, ellos veían como que ya me había rendido o que no quería trabajar, incluso llegaron a traer otros veterinarios para tener una segunda opinión y pues algunos si eran conscientes y proponían la eutanasia, pero otros pues aún daban un tratamiento sin éxito. Yo no conocía una forma de tomar la decisión con datos objetivos, que se pudieran medir, de haber conocido estas escalas de medición de calidad de vida, quizá me puede haber ahorrado muchos dolores de cabeza (o quizá no).

Por eso hoy te compartiré el uso de estas escalas de medición de calidad de vida para tomar decisiones cuantificables de si es un paciente candidato para la eutanasia o aún hay esperanza.

Existen algunas tablas desarrolladas por varias instituciones, pero personalmente la que más me gusta es una que la American Veterinary Medical Association (AVMA)  desarrollada para pacientes veterinarios con cáncer, esta tabla como otras mide diversos aspectos de la vida diaria del paciente, como el apetito, hidratación,  las ganas de moverse, percibir si tiene dolor, aseo, entre otras, cada determinado número de días le das una calificación entre 0 y 10 a cada uno de estos aspectos y los sumas, donde cero es el escenario peor y 10 un escenario aceptable.

La suma no debe bajar de 35 puntos, ya que este puntaje se considera aceptable para mantener una calidad de vida aceptable, por debajo de este puntaje se debe empezar a considerar la eutanasia, una vez que baja de 35 puntos difícilmente puede subir. Lo que me gusta de esta tabla es que está hecha para propietarios de estos pacientes oncológicos y es fácil de entender, por lo que lo hace fácil de entender para un directivo no familiarizado con la medicina, o un veterinario joven e inexperto que tiene dudas sobre si la eutanasia es la mejor opción.

Escala de calidad de vida