En las imágenes observamos un examen directo de heces de un conejo vista en un microscopio.

El examen coprológico o de heces se utiliza generalmente para detectar la presencia de huevos de parásitos intestinales y protozoarios. Sin embargo, en el excremento del conejo es posible encontrar con frecuencia unas levaduras que forman parte de los microorganismos que normalmente se encuentran en su intestino.

A ésta levadura se le conoce como Cyniclomyces guttulatus y a menudo es confundida con otros huevos de parásitos y protozoarios como por ejemplo las coccidias. Sin embargo, es posible distinguirla por su forma ovalada y alargada, mientras que otros parásitos suelen tener forma más redonda.

No se considera patogénica, es decir, no es capaz de causar enfermedad en el animal, sin embargo, estudios recientes sugieren que en asociación a otras enfermedades como por ejemplo la parasitosis por coccidias, su presencia en grandes cantidades se relaciona con síntomas más graves. También observaron que el tratamiento con nistatina, un antifúngico, causaba mejoría en algunos conejos con diarrea que presentaban grandes cantidades de esta levadura en sus heces.

Los conejos tienen en su sistema digestivo una población equilibrada de microorganismos que son beneficiosos para su digestión. Aun no se sabe con certeza que papel juega esta levadura en el sistema digestivo del conejo y si realmente puede causar enfermedad. Sin embargo, si en el examen de heces de un conejo con diarrea se observa esta levadura y/o bacterias en cantidades exageradas, esto podría ser indicio de un desequilibrio conocido como disbiosis o la presencia de alguna otra enfermedad gastrointestinal y por lo tanto, debe investigarse más a fondo la causa.




VER MÁS RECURSOS GRATIS